Sesiones individuales, especialmente indicadas para aquellos que lleven tiempo sin desarrollar ninguna actividad física, tengan condiciones que requieran una atención mucho más personalizada o busquen objetivos muy concretos, como por ejemplo optimizar un rendimiento deportivo.