BENEFICIOS DE LA PRÁCTICA DE PILATES

El Método Pilates es conocido por sus innumerables beneficios, pues su práctica habitual alivia el dolor de espalda, aumenta la flexibilidad de los músculos y las articulaciones. Además, corrige la postura y se trabajan, tanto la fuerza, como la coordinación y el equilibrio. Pilates es un trabajo profundo y postural, centrado en la respiración y el control mental. Los ejercicios específicos nos ayudan a mantener la postura correcta y a que nuestro cuerpo se mueva mejor, evitando los problemas de espalda, cervicales, hombros, etc. Por eso es tan bueno, tanto para gente que lleve una vida sedentaria como para grandes deportistas.

Algunos de los principales beneficios de Pilates son:

  •  Mediante la respiración y la concentración se logra un estado de relajación global permitiendo con ello eliminar el estrés y las tensiones musculares y rigideces.
  •  Aumenta la flexibilidad, la agilidad, el sentido de equilibrio y mejora la coordinación de movimientos.
  •  Consigue un buen tono muscular fortaleciendo y tonificando el cuerpo sin aumentar el volumen muscular y con ello consiguiendo estilizar la figura.
  •  Aporta gran vitalidad y fuerza permitiendo minimizar el esfuerzo para realizar las tareas cotidianas más pesadas o cualquier otro tipo de deporte.
  •  Mejora la alineación postural y corrige los hábitos posturales incorrectos.
  •  Mediante la integración cuerpo-mente consigue aumentar la autoestima y el conocimiento del propio cuerpo.
  •  Permite prevenir y rehabilitar lesiones del sistema músculo-esquelético.
  •  Te podrás mover con mayor facilidad, hacer muchas cosas rápidamente, alcanzar muchas destrezas físicas y prevenir lesiones.
  •  Aumento de la fuerza física y mental y de la resistencia, lo cual hace que sea una técnica ideal para los que hacen un trabajo estresante o los convalecientes de una lesión.
  •  La mente se convierte en la dueña del cuerpo, aumentando de este modo la confianza en sí mismo y el valor.
  •  Alivio de la mayoría de los dolores de espalda.
  •  Mejora de la flexibilidad muscular y de la movilidad de las articulaciones.
  •  Fortalecimiento del cuerpo sin aumentar extraordinariamente la masa muscular.
  •  El cuerpo se hace más firme , adquiriendo una forma mejor.